Fracking moratoria introducida en California

El 20 de febrero, los senadores Holly Mitchell (D – Los Ángeles) y Mark Leno (D – San Francisco), introdujeron la Legislación de Senado (SB) 1132 a la Legislatura de California, la cual pide una moratoria al fracturamiento hidráulico y otros tipos de estimulación no convencional (como la acidificación).

La ley actual (SB4) requiere un informe de impacto ambiental (EIR), pero problemas existen:

  • El fracturamiento hidráulico y la acidificación están autorizados a continuar mientras los reguladores realizan el EIR – esencialmente tratando el agua y la salud de los californianos como conejillos de Indias.
  • El EIR actual no evaluara todos de impactos del fracturamiento hidráulico y la acidificación. SB1132 soluciona todos estos problemas.  Se expande el alcance del EIR actual para incluir los impactos económicos, efectos a la propiedad privada y el uso de la tierra, así como los riesgos a los trabajadores que laboran en los campos petroleros. Y, quizás más importante aún, coloca una moratoria al fracturamiento hidráulico y la acidificación hasta que el EIR se completado, y la revisión demuestre que se pueda hacer con seguridad.

Somos escépticos que el fracturamiento hidráulico y la acidificación puedan realizarse de forma segura. Un creciente cuerpo de investigación ha relacionado el fracturamiento hidráulico con contaminación del aire, contaminación del agua, efectos negativos sobre la salud pública, y la sismicidad inducida. La sequía actual que esta ocurriendo en California demuestra cuánto nuestra economía es dependiente de un clima global estable. California, ni el resto del mundo, puede permitir las emisiones de gases de invernadero que sucederían gracias a la expansión del desarrollo petrolera en nuestro estado.

El fracturamiento hidráulico y la estimulación de pozos permanentemente contaminan millones de litros de agua anualmente. Miles de hectáreas de tierra no se cosecharan este año en el valle de San Joaquín, mientras que los ganaderos se ven obligados a vender su ganado. ¿Por qué deben los usuarios agrícolas y urbanos luchar para garantizar agua mientras que a las compañías petroleras se les permitirá el fracturamiento hidráulico ilimitado?

Los californianos ponen un gran valor a un medio ambiente limpio y a las comunidades sanas. Pero la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos de California actualmente no puede protegernos de los impactos del fracturamiento hidráulico. Si pudiera protegernos, el EIR no sería necesario. Desde terremotos, a la contaminación atmosférica, a la contaminación de agua, la respuesta de las compañías petroleras a las preocupaciones públicas ha sido: “confía en nosotros.” Bueno, no confiamos en ellos. Por eso es que necesitamos la moratoria, y el ampliado EIR proporcionado por SB1132.

Elogiamos a los senadores Mitchell y Leno por sus esfuerzos, y pedimos a todos los legisladores que apoyen a SB1132. Necesitamos poner al publico por delante de las ganancias de las compañías petroleras.